Ribera del Duero mira al cielo

Los profesionales del sector vitivinícola ribereño temen que el exceso de lluvias favorezca la aparición de enfermedades fúngicas

 

Está claro que nunca llueve a gusto de todos. Y cuando lo hace en demasía, menos. Mientras los agricultores cerealistas empiezan a hablar de cosecha récord, los viticultores de la Ribera del Duero miran al cielo con preocupación y empiezan a clamar por sol y calor.

Los profesionales vitivinícolas de la Denominación de Origen Ribera del Duero han expresado su temor a que las lluvias tan abundantes disparen el riesgo de la aparición de ciertas enfermedades en el viñedo, como el mildiu y el oídio.
Desde noviembre de 2017, cuando finalizó la vendimia, al pasado 23 de mayo, según los datos facilitados por el Consejo Regulador ribereño, las lluvias han dejado de media más de 346 litros por metro cuadrado en la zona.
Esta cantidad supera en casi un hectolitro el volumen de precipitaciones histórico en la Ribera del Duero en ese mismo periodo, que es de 249,9.
En algunos casos, se supera con creces esta cifra. En Valbuena de Duero (Valladolid), entre el 1 de enero y el 6 de junio de 2018 se han contabilizado 440,4 litros por metro cuadrado, según recoge la estación meteorológica de Bodegas Familiares Matarromera.
Por su parte, Bodegas Marta Maté, en Tubilla del Lago (Burgos) cifra en 175,4 los litros caídos en sus viñedos desde el 1 de mayo.
“En estos momentos tenemos agua de más. A partir de ahora se empieza a generar un problema”, afirma José Nuño, presidente de la Asociación de Enólogos de la Ribera del Duero, Enoduero.
Al exceso hídrico se une el ascenso de las temperaturas, que de media superan 12 grados centígrados, y la elevada humedad ambiental, condiciones que, unidas, se convierten en “el calvo de cultivo idóneo para la propagación de hongos. En estos momentos hay un peligro serio de plagas de oídio y mildium, que son las enfermedades que pueden hacer daño al viñedo”, insiste Nuño.

El Consejo Regulador recomienda tratar

El propio Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribera del Duero recomienda empezar a actuar contra estas enfermedades.
“Obviamente es el momento. Hay que estar atentos para tratar e intentar proteger. El viñedo está bien, pero hay que estar pendientes de las enfermedades e intentar evitarlas”, subraya Enrique Pascual, presidente del órgano gestor ribereño.

El viñedo presenta en la actualidad un perfecto estado sanitario

Desde hace unas semanas, es habitual ver en las parcelas a los viticultores aplicando tratamientos antifúngicos en los viñedos, con frecuencia, a mano, ya que el exceso de agua acumulada en las parcelas impide el acceso de vehículos y maquinaria agrícola.
“Gracias a las estaciones agroclimáticas recogemos los datos necesarios para tomar las medidas adecuadas. Por eso, desde mediados de mayo estamos realizando labores de tratamientos preventivos de enfermedades fúngicas”, explica José María López, jefe de campo de Matarromera.
Este año, la persistencia de los chubascos dificulta estos trabajos ya que el agua caída limpia los tratamientos y obliga a repetir su aplicación para intentar garantizar su efectividad.
En cualquier caso, el proceso hay que reiterarlo cada quince ó veinte días ya que, transcurrido ese tiempo desde su aplicación, los productos dejan de tener efecto.

Alternativas naturales

Frente a los tratamientos convencionales, están los profesionales de sector productor y elaborador que apuestan por los cultivos ecológicos o biodinámicos.
En ese caso, el riesgo de hongos se combate con productos con pequeñas dosis de cobre, con extracto de mimosa y con una cubierta vegetal entre las hileras de viñas que ayuda a regular el exceso de agua de forma natural.
“Todo es válido. Estos no son productos sintéticos, no penetran dentro de la planta y no alteran sus funciones fisiológicas. Son menos tóxicos, más respetuosos con el entorno y el consumidor, pero igual de válidos”, señala Manuel del Rincón, de Terracota Ingenieros.
En su contra, su carácter ‘natural’ dificulta que se adhieran a la planta, por lo que hay que repetir su aplicación con más frecuencia.

Hablemos de nosotras. ¿Qué es Scribo Comunicación?

¿Qué es una agencia de comunicación? ¿Qué es lo que hace? Quizás sean las dos preguntas más recurrentes en nuestra vida desde que hace más de dos años nos metimos en una ilusionante aventura empresarial llamada SCRIBO Comunicación y que no ha pretendido otra cosa más que convertirse en agencia de comunicación de referencia para toda la Ribera del Duero.

Empresas, particulares, instituciones, asociaciones y quien quiera que tenga algo que contar en la comarca dispone ya de un respaldo profesional para lograr que sus mensajes sean lo más efectivos posible, lleguen a los destinatarios que se han marcado como objetivo y, en definitiva, logren que se atiendan y conozcan sus convocatorias, informaciones y logros.

Resumiendo, SCRIBO Comunicación quiere convertirse en el gabinete de prensa de  todos aquellos que solo necesitan este servicio en momentos puntuales o que no tienen capacidad para integrarlo en su estructura empresarial de manera permanente.

Como solemos decir, trabajamos desde Aranda y la Ribera del Duero para el mundo, intentando que se hable de la zona, sus gentes, sus empresas y sus méritos más allá de sus límites.

Bregadas en la prensa escrita, la experiencia acumulada en años de ejercicio nos convierte en diestras profesionales de las letras. La elaboración de notas de prensa, redacción de presentaciones, corrección de textos para dosieres, páginas web o folletos y la coordinación de publicaciones son una constante en nuestro día a día.

Porque un comunicado, un texto, es mucho más que una sucesión de letras unidas con más o menos sentido. Es la carta de presentación del que lo envía ante quien lo recibe. Por eso, un correcto enfoque, una cuidada redacción, el adecuado uso de las tildes o los signos de puntuación y, por supuesto, una impecable ortografía son imprescindibles y están siempre presentes en cada uno de nuestros trabajos.

Todo ello sin olvidarnos del periodismo diario, que continuamos ejerciendo gracias al acuerdo de colaboración con EFE, principal agencia de noticias en español y una de las grandes a nivel mundial. Una labor que nos da la satisfacción de ver nuestras noticias publicadas en medios nacionales o internacionales, como la aparición de una ‘cápsula del tiempo’ oculta en el interior del Cristo del Miserere de Sotillo de la Ribera, que llegó a ocupar un lugar en ediciones internacionales de National Geographic o Science.

Pero las nuevas demandas en el mundo de la comunicación nos han obligado a ponernos las pilas y ser capaces de ofrecer otros servicios para atender a nuestros clientes.

Adaptadas a los nuevos tiempos

El proceso de formación continua en el que vivimos nos hace capaces de asumir la gestión de perfiles en las redes sociales más punteras, como Facebook, Twitter, Instagram o Youtube. De esta manera, logramos que quienes confían en nosotras estén presentes eficazmente en el universo virtual, encontrándose allí con sus clientes, reales o potenciales.

Sin bajarnos de internet, también nos encargamos de la confección de newsletters y boletines con los que mantener informadas a pequeñas comunidades empresariales, asociativas o institucionales. Todo sin olvidarnos de la escritura de artículos para blogs que contribuyan a posicionar en la red a sus titulares.

La organización de eventos es otra de las tareas que ocupa nuestro tiempo. Ya no vale solo con contar lo que se hace, hay que dejarse ver. Y ahí entra de nuevo SCRIBO Comunicación. Promovemos convocatorias de interés que captan la atención periodística.

¿Os acordáis de Olido cocina, que reunió en el Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH) a los principales cocineros de Castilla y León, socios de Eurotoques, algunos poseedores de estrella Michelin, para que conocieran la importancia que el sentido del olfato tiene? ¿O la reinauguración del Museo de los Aromas, de Santa Cruz de la Salceda? Ahí estuvimos.

Y como somos unas enamoradas de nuestro trabajo, nos encanta contarlo. Por ello, otra de nuestras facetas está ligada a la docencia. Impartimos talleres de periodismo a estudiantes, intentando con ello que desarrollen una visión crítica en su consumo informativo a la vez que se despierta en ellos el interés profesional.

Una tarea formativa que hacemos extensiva a particulares, profesionales de todos los ámbitos, representantes institucionales… Porque la mejor manera de no temer algo es conocerlo y si nos ‘corta’ situarnos frente a una cámara de televisión, una grabadora o una hoja de un periódico, hay que saber cómo hablar con los periodistas de tú a tú para estar seguros de que transmitimos mejor nuestro mensaje.

Contacta con nosotras

Como podéis ver, no nos aburrimos. Tenemos todo tipo de frentes laborales abiertos y seguro que alguno encaja en lo que necesitáis. Y si no lo ves claro, ¿por qué no te pones en contacto con nosotras y lo hablamos?  Estamos seguras de que podremos entendernos.